Primera semana de la segunda vuelta

segunda vuelta, semana 1, cto medicina, mir, 2mir16

Como dije en la entrada anterior, en Murcia hemos iniciado la Segunda Vuelta del Curso Intensivo de CTO Medicina. Durante la primera semana teníamos dos días dedicados a la Pediatría, dos días y medio para Ginecología y Obstetricia, viernes por la tarde para el Simulacro 16 y sábado para la clase de Pediatría por la mañana y la clase de Gine/Obs por la tarde.

Pediatría:

Fue la primera asignatura y me gustó el estudio bastante más que en la primera vuelta. La primera vuelta, en mi caso, podría decirse que fue extremadamente ingrata. Perdí muchísimo tiempo haciendo esquemas con la esperanza de que me facilitasen el estudio de la asignatura, pero en los resultados de los simulacros creo que no se ha plasmado todo ese esfuerzo y tiempo dedicado. En cambio ahora se agradece ver que es posible mirarse en dos días la pediatría sin desfallecer en el intento, que es posible, incluso, disfrutar por el camino y que hasta hay días en que se acaba a tiempo la programación.

Ginecología:

La segunda asignatura de la segunda vuelta y, de nuevo, tuve la misma sensación. En la primera vuelta me resumí TODA la parte de Ginecología en apenas tres folios y ahora poder estudiarse tres temas en una página y ser capaz de con tus esquemas contestar el desglose y poder pelear preguntas es un auténtico gustazo. Como ya conté, la Obstetricia me parece muchísimo más fea (de cara al MIR) que la Ginecología y pude constatarlo, de nuevo, en la clase del sábado. Hoy, en teoría, deberíamos acabar la programación de Ginecología (se quedó un bloque de estudio colgando la semana pasada) con que aprovecharé para dedicarlo a Obstetricia y machacaré, en ratos sueltos de esta semana, algunos subtemas de Obstetricia que no me gustan demasiado.

simulacro 16:

Si tuviese que resumir la sensación de este simulacro en una única palabra sería “raro“. Había muchísimas preguntas que siquiera sabía por donde enfocarlas (preguntas sobre el cerebro de primates y cosas por el estilo), ni de qué patología me estaban hablando aún a pesar de haber estudiado esa asignatura durante los días previos… Por lo visto, según comentó la profesora de Pediatría, en otras sedes le habían transmitido esta misma sensación y comentaba que era necesario que haya simulacros extraños/difíciles para irnos entrenando y aprendamos cómo afrontar preguntas que se salen de lo que suele ser normal. Aún así, en lo personal, fue mi segundo mejor simulacro desde que empezó el curso. Paso a paso.

Deja un comentario