Catherine Zeta-Jones, trastorno bipolar

Esta semana leía en prensa la noticia de que Catherine Zeta-Jones había sido ingresada en un centro especializado en el tratamiento de pacientes con trastornos bipolares. Según leí en la noticia, por lo visto, en 2011 ya estuvo ingresada por lo mismo y supuestamente el motivo que ha desencadenado el nuevo ingreso es el estrés que conlleva la enfermedad oncológica de su marido. El resto de datos que aportaban acerca del trastorno bipolar y de lo que significa “Tipo II” en cada medio decían una cosa y en muchos era realmente curioso, reescribían estudios enteros de psiquiatría en un instante. Es por esto que me he propuesto hacer un breve repaso sobre el Trastorno Bipolar enfocado a aquella gente que pueda carecer de conocimientos médicos y psiquiátricos.

¿Qué es el Trastorno Bipolar?

El Trastorno Bipolar (o Enfermedad Maníaco-Depresiva) es una enfermedad caracterizada por los cambios de ánimo inusuales, pasando de etapas felices, muy “animados” y activos – Etapas de Manía – a tristes, depresivas y de una actividad mucho menor – Etapas Depresivas -.
En muchos de los casos el trastorno bipolar provoca un deterioro de la actividad sociolaboral. Además existe la posibilidad de que aparezca la ideación suicida asociada al mismo.
Esta enfermedad si lleva un buen control por parte de los psiquiatras y un tratamiento adecuado es perfectamente compatible con una vida normal, funcional y con una buena integración social.

La enfermedad la puede desarrollar cualquier persona. Por lo general, se da más frecuentemente al final de la adolescencia o al principio de la etapa adulta, pero también puede darse en niños y en adultos mayores. La enfermedad dura toda la vida generalmente, aunque como ya se ha dicho con un buen tratamiento puede permitir llevar una vida dentro de la normalidad.

Síntomas del TB:

Los cambios de estado de ánimo bipolares se llaman “episodios anímicos”. Las personas pueden tener episodios maníacos, depresivos, o “mixtos”. Un episodio mixto incluye síntomas tanto maníacos como depresivos. Durante un episodio, los síntomas se presentan todos los días durante la mayor parte del día.

Los pacientes que sufren un EPISODIO MANÍACO pueden:

  • Sentirse muy “alegres” o “animados”
  • Sentirse muy “nerviosos” o “alterados/ansiosos”
  • Hablar muy rápido de muchas cosas distintas
  • Estar inquietos, irritados, o “sensibles”
  • Tener problemas para relajarse o dormir
  • Creerse capaz de hacer muchas cosas a la vez y estar más activos de lo común
  • Hacer cosas arriesgadas, como gastar mucho dinero o tener sexo sin cuidado alguno

Los pacientes que sufren un EPISODIO DEPRESIVO pueden:

  • Sentirse muy “deprimidos” o tristes
  • Sentirse preocupados y vacíos
  • Tener problemas para concentrarse
  • Olvidarse mucho las cosas
  • Perder el interés en actividades divertidas y volverse menos activos
  • Sentirse cansados o sin energía
  • Tener dificultad para dormir
  • Pensar en la muerte o el suicidio

Diagnóstico del TB:

Pueden pasar años hasta que un paciente es diagnosticado de Trastorno Bipolar. Hay médicos que con facilidad lo confunden con otras enfermedades como la esquizofrenia o la depresión. Además de que es frecuente la coexistencia de problemas como absurdo de sustancias, trastornos de ansiedad y otras patologías que pueden “enmascarar” el TB.

Tratamiento del TB:

  1. Medicamentos: Las personas responden a los medicamentos de distintas maneras, así que el tipo de medicamento seleccionado depende del paciente. En este grupo tenemos varias opciones: litio, antipsicóticos, benzodiacepinas, anticonvulsivos…
  2. Terapia. Distintas clases de psicoterapia o terapia “de diálogo” pueden ayudar. A veces, la terapia incluye a los familiares y amigos.
  3. Otros tratamientos.  “terapia electroconvulsiva” o TEC.

Diferencias entre TB Tipo I y II:

El trastorno bipolar tipo I se define por la existencia de episodios de manía o mixtos. No es imprescindible que curse con episodios depresivos, aunque es la norma general: aproximadamente el 90 % de los pacientes con trastorno bipolar tipo I sufren episodios depresivos. El trastorno bipolar tipo II se define por la existencia de episodios tanto hipomaníacos como depresivos. Por decirlo de una manera sencilla, las euforias son más leves en el tipo II. Si un paciente ha sufrido un episodio de manía automáticamente ya se considera que padece un tipo I, aunque haya sufrido muchos episodios más de hipomanía.

Fuentes | 1, 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *