Soy R1 de Medicina Preventiva y Salud Pública

mir, residencia, medicina preventiva y salud publica, mpysp

Ha habido varias preguntas que me han repetido en multitud de ocasiones en estos últimos meses desde que escogí la especialidad de Medicina Preventiva y Salud Pública. Quizás la más frecuente haya sido el por qué de mi elección. Se seguiría de otra pregunta, en algunos casos omitida, ¿qué es la especialidad de medicina preventiva y salud pública?, ¿Qué hace un residente de MPYSP? Sorprendentemente esta pregunta venía de parte de propios compañeros médicos y R1s que siquiera conocían la especialidad. Y para terminar la pregunta curiosa de “pero, tú querías hacer ‘eso’ desde el principio” como si escoger la especialidad hubiese sido una tabla de salvación en mitad del océano.

¿Qué especialidad MIR hacer?

Para explicar por qué escogí la especialidad quizás debería remitirle a por qué entré en Medicina y eso muy probablemente me llevase a mis recuerdos de infante. Entré en Medicina porque a los 16 años no tenía muy claro que quería ser el día de mañana. Tenía claro que había cosas como la música, la informática, el mar o los viajes que me gustaban y tenía una fuerte convicción de que era necesario hacer cuanto estuviese en tu mano para mejorar la vida de los demás, dejar tu pequeña huella.

Dentro de estas convicciones consideraba que la Medicina era una forma fantástica de canalizarlo y no había ninguna carrera que satisfaciese plenamente mis ideas y mis ansias de conocimiento. Tuvo gran peso, aunque sea casi anecdótico, los recuerdos de mi infancia: yo, con muy pocos años, robando gasas, povidona yodada y alguna que otra cosa para incorporarlo a mi botiquín de plástico, donde guardaba con recelo un fonendo de plástico duro y algunos que otros chismes de juguete, todos rosas o de colores similares por el absurdo y rancio machismo de asociar enfermería a las mujeres y asumir que a todas las mujeres les encanta el rosa.

Mi visión de las especialidades dentro de la carrera…

Una vez que decidí entrar en Medicina, pensé que podría estar bien hacer Psiquiatría. Siempre he sentido gran curiosidad por la salud mental y por tratar de ser capaz de entender los procesos mentales subyacentes a las patologías mentales con que todo estaba claro: seis años de carrera, hago el MIR y Residente de Psiquiatría. Conforme avanzaban los cursos me fui dando cuenta de que la Medicina me encantaban conceptualmente, pero quizás no me veía toda mi vida siendo un médico clínico al uso.

Había facciones de cada especialidad que me motivaban, pero no acababa de ver que encajase en ninguna plenamente o, al menos, no me veía con 65 ejerciendo ninguna. A pesar de tener claro que quería ser Psiquiatra, durante un tiempo me planteé seriamente hacer oncología médica y alguna que otra especialidad.

Pero, como ya me había pasado a la hora de elegir carrera, no lo tendría nada claro hasta que vi venir el toro de cerca. Una vez que ya era médico y que estaba preparando el MIR no tuve mejor idea que durante el proceso de preparación dedicar horas y horas a ver vídeos de las diferentes especialidades, a consultar programas formativos, a informarme… Sentía que estaba en una espiral de estudiar y estudiar, pero no me había parado a plantearme qué quería hacer con mi vida y el hecho de que no encajasen en mis gustos la mayoría de especialidades que sí le gustaban a mis compañeros hacía que me desmotivarse de cara a seguir preparando el MIR.

¿Por qué Medicina Preventiva y Salud Pública?

En esa búsqueda de especialidad descubrí una especialidad: Medicina Preventiva y Salud Pública. ¿Y esto qué es? No lo tenía muy claro, en mi carrera había estudiado Epidemiología, que suponía que algo tendría que ver o podría estar relacionado, pero no tenía ni la más remota idea de a qué se dedicaban, de forma práctica, los preventivistas.

Fue entonces cuando conocí ARES (Asociación de Residentes de Medicina Preventiva y Salud Pública) y empecé a intercambiar correos, allá por Septiembre del año pasado. Me comentaron todo lo que hace un Residente de preventiva, la organización de las rotaciones, las diferencias entre las unidades docentes, fueron solventando mis múltiples dudas… Y conforme me iban contestando e iba leyendo por otros lados información de la especialidad fui viendo que a casi nada podía decirle “esto no me gusta“. Iba conociendo más de la especialidad e iba viéndome poco a poco dentro de la especialidad.

Supongo que cuando alguien escoge una especialidad no sabe al 100% si es su especialidad, de hecho, sé de gente brillante, que se equivoca cada año al escoger una especialidad bajo el sesgo de cómo le fueron las prácticas durante su carrera, porque se deja influenciar por la denominada ‘numeritis’ o por múltiples razones y no pasa absolutamente nada, no es ningún drama repetir el MIR más allá del desgaste mental que conlleva esos meses intensos.

Asumiendo el cierto riesgo de lo desconocido que para mí tenía una especialidad de la cual tenía ciertas pinceladas, mucha información teórica, pero siquiera era capaz de visualizar de forma práctica lo que haría… Decidí que esta era la especialidad que más se adaptaba a mi planteamiento de la Medicina. Y así llegué a ser residente de MPYSP.

2 comentarios

  1. Hola. Me ha gustado la entrada de tu blog. No suelo comentar entradas, pero me gustaría que hicieses otra entrada comentando un poco más sobre el día a día de esta especialidad. He estado buscando información sobre la especialidad, pero quería leer directamente la opinión de alguien que estuviese haciéndola actualmente. El primer año, se realiza un Master no? y el trabajo fin de Master se entrega durante ese mismo año?
    Un saludo y gracias por contar tu experiencia. Se deberían hacer prácticas obligatorias como en otras especialidades.

    1. Buenas! Mañana voy a publicar una entrada que espero que te solucione algunas de tus dudas… Te invito a leerla y si te quedan dudas, estaré encantado de contestártelas 🙂
      Te animo a conocer la especialidad de MPYSP, que es una gran desconocida, pero con millones de posibilidades!
      Un saludo!!

Deja un comentario