Gestión sanitaria y otros desastres

Categorías Comentando Noticias, Miscelánea

Hoy leo sorprendido una noticia en un periódico local (de la Reg. de Murcia) donde dice que, a partir de ahora, el personal sanitario estará obligado a fichar a la entrada y a la salida del Hospital o de su Centro de Salud. A simple vista puede parecer una medida útil para controlar que el personal sanitario cumpla con su trabajo, pero partimos de que simplemente implementándola ya estamos poniendo en duda que los profesionales ejerzan como lo que son y dejando en el aire la duda de si saldrán antes, después, si llegarán tarde…

Yo voy a hablar desde mi corta experiencia, voy a intentar ilustrar este tema con algunos ejemplos que he tenido la suerte de ver. Quiero empezar diciendo que la medida me parece absurda, no sólo porque de entrada la administración pasa a cuestionar al personal sanitario y a intentar controlar que esté en el hospital sino porque no consigue ni de lejos lo que se supone que busca: aumentar la productividad.

Supongamos que tienes a un médico trabajando, tú buscas que rinda de 8.30 a 15:00h, vale, perfecto, pero… que esté ese tiempo sin saltarse un minuto no quiere decir que vaya a estar trabajando. De hecho, podría fichar, irse a dar una vuelta al centro comercial, volver a la hora de la salida y volver a fichar. Al señor que ha decidido implementar la medida lo invitaría a pasearse por las cafeterías de personal de los hospitales de la Región y a sentarse durante un largo rato a tomar café verá como hay gente (por suerte MUY POCA) que pasa minutos… y minutos… y minutos… tranquilamente sin alterarse por no estar trabajando. Con esta medida (tan, irónicamente, buena) ese profesional sanitario, vago como él solo, aparentemente cumpliría perfectamente con su trabajo.

Mi visión del SNS: Trabajadores (¿90-95%?) // Incompetentes (¿5-10%)

Durante estos años la experiencia más vergonzosa y que más me ha encabronado – con perdón – del mundo fue un día que me tocó rotar por Urgencias de un hospital bastante grande de la Región para hacer unas prácticas de guardia en Obstetricia. Serían las cuatro de la tarde, se nos invitó a dejar nuestros macutos en el cuarto de enfermeras, tras mucho aporrear la puerta salió una mujer (auxiliar de enfermería) la cual nos espetó en tono déspota “¿Qué queréis?”, a lo que contesté atónito “Dejar las mochilas”, mientras miraba asombrado como la señora tenía una manta en un sofá de la sala de estar y la tele con Sálvame puesta a todo trapo, con las mismas nos cerró la puerta en las narices sin dejarnos, siquiera, dejar nuestros macutos y siguió viendo tranquilamente Sálvame mientras afuera los pacientes se acumulaban en los pasillos porque estaba desbordado Urgencias. Fue sumamente violento y decepcionante ver como alguien podía tener tanta cara.

También es posible encontrarse, de vez en cuando, con el bulto – como acostumbro a llamarl@s cariñosamente – que no es más que personal sanitario que está, que cobra su nómina, pero que en la práctica NO HACE NADA. Es fácil encontrarlos en los quirófanos hablando sobre la comunión de sus hijos, sobre la prensa rosa, sobre las compras que tiene que hacer próximamente o sobre el novio de la Mari… Tienen la cualidad de hablar sin parar de temas que, excepto para su interlocutor, suelen ser bastante irrelevantes. Además no se suelen dar por aludid@s hasta que uno de los cirujanos grita desesperado pidiendo silencio en el quirófano. También puedes encontrar bultos en las plantas, en las consultas… es bastante fácil identificarlos. Hace poco charlando con un médico de otro hospital regional me comentaba como había compañeros suyos a los que “se les había ido, literalmente, la cabeza, pero como estaban cerca de la edad de jubilación… los tenían haciendo crucigramas de 9 a 2 durante meses“.

Luego está la figura del trabajador (por suerte, son la inmensa mayoría), podrás encontrarlos en cualquier consulta dispuesto a atender a un paciente que viene como urgencia pidiendo que, por favor, lo veas a la hora de la comida cuando quieres irte a casa. Quizás lo encuentres en un quirófano terminando una operación a las cinco de la tarde después de 6 horas dejándose la espalda en la mesa de quirófano para salvarle la vida a un paciente. Es probable que en una guardia poco ajetreada lo encuentres delante de un ordenador… leyendo algún estudio reciente sobre los fármacos que llevan sus pacientes o preparando algún informe. Tal vez lo encuentres esta tarde en su casa – mientras el resto de funcionarios que trabajan sólo por la mañana descansan – investigando, leyendo, contestando emails a farmacéuticas sobre ensayos clínicos o vete a saber qué. Yo los he visto, hace poco, por ejemplo, me encontré a unos señores que decían ser Oncólogos del Hospital Santa Lucía, la mayoría entraban antes de su hora porque llegaban incluso a citar algún “primera” (pacientes que van a su primera consulta en Oncología) antes de la sesión clínica y es raro, casi imposible, que se fuesen antes de las 3 de la tarde… o las 4… o las 5. Y no, no cobraban horas extras por ello.

Gestión Sanitaria…

A esos señores que deciden como quieren que sea la Sanidad… permitan un consejo de un estudiante que lleva seis años acercándose al mundo de la Sanidad y espera algún día – próximo – formar parte de esa familia: no van bien encaminados. Controlar a los sanitarios está muy bien, pero si quieren incentivar la productividad aprendan a gestionar un hospital público como si fuese uno privado (!Ojo!, no tiene nada que ver con privatizar), aprendan a premiar la productividad, a castigar al improductivo, atrévanse a buscarse las mañas para despedir al pequeño – MUY PEQUEÑO – porcentaje de incompetentes que lacran nuestra SANIDAD (en mayúsculas), sepan que invertir en Salud es invertir en progreso, dejen de jugar con la Sanidad y de creer que salvar una vida se mide con cifras acompañadas del símbolo del € al final de las mismas, dejen de derivar a pacientes a privadas – previo pago que sale de las arcas del SNS – mientras haya hospitales que funcionan a medio gas.

¿No saben que los quirófanos los sábados y los domingos siguen siendo quirófanos? ¿Que las máquinas (TCs, RMNs y un larquígimo etc.) por las cuales han pagado miles y miles y miles de euros funcionan igual de bien un domingo que un lunes o a las 8 de la mañana que a las 8 de la tarde?

Dejen de derivar, CONTRATEN personal y aprendan a gestionar nuestra SANIDAD.

1 pensamiento en “Gestión sanitaria y otros desastres

  1. Pero sería injusto que todos los funcionarios del país fichen, y que los médicos no. Además es una medida útil para controlar mejor las horas extra. Sí que habrá trampas, pero era injusto que de todo el sistema de funcionarios del sistema español sean los únicos que no fichen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *